Heberto Castillo, universitario de siempre

  • Su acervo, al Archivo Histórico de la UNAM
  • Está conformado por 243 cajas con 21 mil 279 fojas, entre manuscritos, mecanuscritos, dibujos, fotografías, folletos y volantes, entre otros documentos

Autora: Cecilia Ortega Ibarra

“Don Heberto Castillo Martínez fue una figura gigantesca en la protesta política, por la represión del autoritarismo ante la libertad de disentir y de expresar opiniones. Fue también, como todos sabemos, un perseguido y preso político y desde ahí ejerció un periodismo crítico y tenaz ante la sinrazón y la violencia”. 

“En libertad supo construir movimientos sociales, partidos políticos y el camino a una nueva democracia”, así lo expresó Enrique Graue Wiechers, rector de la máxima casa de estudios, durante la ceremonia en la que el Archivo Histórico de la UNAM (AHUNAM), en custodia del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educacación (IISUE), recibió en resguardo el acervo del ingeniero, docente, periodista e incansable luchador social. 

Con ello —agregó Graue— se podrá “perpetuar su memoria y atesorar su legado… se mantendrá viva su influencia, su pensamiento y su creatividad”.

Información para la historia contemporánea de México

En el acto en que también se conmemoró el 97 aniversario del natalicio del ingeniero Castillo, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano dijo que el mejor sitio para resguardar este acervo es la UNAM. 

Estos documentos, sin duda, servirán “a muchos estudiantes e investigadores, para seguir trabajando en las luchas de orden político que libró Heberto por nuestra soberanía, por la democracia, así como para todas aquellas realizaciones de orden técnico-científico que llevó a cabo en vida y pudo llevar a la práctica”, apuntó el también ingeniero.

El acervo está conformado por 243 cajas que resguardan 21 mil 279 fojas, con varios miles de manuscritos, mecanuscritos, dibujos a mano, planos, fotografías, folletos, boletines, volantes, entre otros, con fechas extremas que van de 1951 a 2010, con información crucial en diversos campos del conocimiento, para la ingeniería, para la historia del pensamiento universitario del siglo XX y para la historia contemporánea de nuestro país.

Contribución al pensamiento libre y crítico

Por su parte, Hugo Casanova, director del IISUE, señaló que la presencia de Heberto Castillo en la Universidad Nacional fue intensa y productiva: “Inició en 1944 en la preparatoria en San Ildefonso y continuó de manera exitosa como estudiante en la Escuela Nacional de Ingenieros, hoy Facultad de Ingeniería”. 

La vida y obra de Heberto Castillo —continuó Casanova— siempre han estado presentes en la UNAM. Hoy, casi 70 años después, regresa para seguir contribuyendo en la generación del pensamiento crítico y libre, que caracteriza a nuestra universidad.

En la ceremonia también estuvieron presentes Leonardo Lomelí, secretario general de la UNAM; Jaime Martucelli, investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBO), y Guadalupe Valencia, coordinadora de Humanidades; además del arquitecto Javier Castillo, hijo del ingeniero Heberto Castillo.

Te puede interesar también
Alimentación y hambre: dos conceptos contrapuestos y complementarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SIGUENOS EN REDES SOCIALES