Las mujeres privadas de la libertad: emergencia social

  • La cárcel no se vive de la misma manera si se es hombre en comparación con ser mujer
  • Acceso a la justicia, a la salud física y mental, menstruación digna y sentencias con perspectiva de género, deudas con las mujeres

Autor: Con información del CIEG

Foto: Archivo de Mujeres en Espiral

Investigadoras del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la UNAM y de otras instituciones de Derechos Humanos, coincidieron en señalar que la cárcel no se vive de la misma manera si se es hombre en comparación con ser mujer, pues los estereotipos de género siguen operando en nuestra sociedad, y en la cárcel, un espacio extremo en el que todo cuesta más y se intensifica, incluyendo la desigualdad y la violencia, se agudiza el fenómeno. 

En el marco de las actividades del “Seminario Condiciones de mujeres en prisión: perspectivas de género, derechos humanos y política pública”, organizado por el proyecto “Mujeres en Espiral: Sistema de Justicia, Perspectiva de Género y Pedagogías en Resistencia” del CIEG, se llevó a cabo el programa de la segunda sesión: “Política penitenciaria con perspectiva de género”.

Gladys Morales, coordinadora de la Clínica de Justicia y Género Marisela Escobedo de la UNAM, reflexionó sobre las cadenas de violencias que viven las mujeres a lo largo de su vida, mismas que se amplifican en prisión, siendo el encarcelamiento por sí mismo una violencia más que se agrega a esta cadena. 

El acceso a la alimentación, la justicia, la seguridad, la higiene, la salud, a condiciones dignas de alumbramiento, educación y trabajo, son derechos que el Estado tiene la obligación de procurar, señaló la investigadora.

Foto: Archivo de Mujeres en Espiral

En su oportunidad, Hilda Téllez Lino, de la Tercera Visitaduría de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), compartió datos del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2020, en el cual se muestran áreas específicas con evidencia de fallas en el sistema penitenciario que impactan a las mujeres privadas de su libertad. 

Señaló que las condiciones que viven las mujeres en prisión son de desigualdad, y enfatizó las brechas del trato entre mujeres y hombres también privados de la libertad. En el caso de las mujeres, los derechos más básicos, como el derecho a una menstruación digna, están vulnerados. 

Para Marisa Belausteguigoitia, directora del CIEG, “las mujeres privadas de la libertad son una emergencia social”, por tal motivo es necesario llevar a la práctica el discurso institucional, acortar la distancia de aquellos dispositivos y herramientas que se forman en la academia, lugar desde el que se pueden propiciar cambios importantes. 

Foto: Archivo de Mujeres en Espiral

Muestra de ello —agregó Belausteguigoitia— es el Fanzine 1: “Condiciones de vida en reclusión”, realizado por reclusas con el acompañamiento del proyecto universitario Mujeres en Espiral, en el que se habla de lo cotidiano en la cárcel, de la importancia de tomar la palabra para denunciar las deficiencias del sistema penitenciario y exigir sus derechos. 

Durante la ronda de comentarios, tuvo lugar la emotiva participación de Alicia Guerra, quien habló del proyecto de reconstrucción “Turquesa Renace”, conformado por mujeres que, como ella, han estado privadas de la libertad y han enfocado su trabajo en la salud mental de las mujeres, producto del contacto de las mujeres en prisión con la universidad, proceso que las lleva a convertirse en sujetas paradigmáticas de la crítica y la transformación.

Patricia Piñones, también integrante del CIEG y del proyecto Mujeres en Espiral, habló sobre aspectos relacionados con la pobreza de las mujeres, y cómo para las mujeres en prisión su situación se convierte en una severa problemática que la sociedad está obligada a resarcir.

Foto: Archivo de Mujeres en Espiral

Las participantes coincidieron en concluir que existe una deuda institucional e histórica con las mujeres en lo que refiere a su acceso a la justicia, por ello es necesario generar políticas públicas específicas para atender las necesidades de prisiones femeninas y mixtas, visibilizar que las decisiones judiciales tienen un poder transformador y todo lo que ocurre cuando no se dicta una sentencia con perspectiva de género. 

El video de la segunda sesión puede ser consultado en https://youtu.be/flZoKGRXR4s. La información completa sobre el seminario “Condiciones de mujeres en prisión…” se encuentra en https://cieg.unam.mx/img/carrusel/Seminario-PAPIIT-ME.pdf.

Te puede interesar también
Alimentación y hambre: dos conceptos contrapuestos y complementarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SIGUENOS EN REDES SOCIALES