¿Por qué debería estudiar Filosofía?

  • Una reveladora guía vocacional
  • La vida está llena de maravillas, la Filosofía también
  • La Filosofía también da respuestas, despierta ideas, fomenta la curiosidad, nos da herramientas para entender el mundo y para cambiarlo

Autor: Víctor Laurence Nava Salinas

Laurence Nava estudia Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM. Sus áreas de interés incluyen la Filosofía de la Tecnología, Divulgación de la Filosofía y Estudios de (Video)juegos.

En el mundo hay muchas preguntas: unas pocas sencillas, otras complicadas, algunas incómodas y muchas más emocionantes. Todas ellas forman parte de nuestra vida y de nuestra propia Filosofía. No es necesario ser un anciano en una torre olvidada para saber Filosofía; basta con echar un vistazo al mundo y preguntarse ¿por qué?

Hay posibilidades ilimitadas para preguntarse cosas dependiendo de la forma en la que veamos el mundo. Existen visiones maravillosas que terminan creando inventos increíbles para la humanidad; hoy en día, por ejemplo, existe el internet, el teléfono y los viajes al espacio, ¡algo impensable hace cientos de años! Y todas esas genialidades han sido creadas comenzando con una pregunta.

Cuando un niño o una niña viene corriendo, con la emoción en sus ojos, a preguntar un sinfín de curiosidades: ahí hay Filosofía. Y lamentablemente esa curiosidad se va perdiendo. Cada día hay menos gente maravillándose y preguntando por el mundo que la rodea y entre menos preguntas existan, existirán también menos respuestas.

Las preguntas pueden ser enormes o diminutas, también reveladoras o discretas e incluso chismosas. Cada persona tiene su propia forma de ver el mundo y de hacerse preguntas. Toda la vida hacemos preguntas ¿por qué no maravillarse toda la vida también?

Pareciera que, si todo el tiempo estamos haciendo preguntas, curioseando en las redes sociales e imaginando cómo sería la vida si algo fuera diferente, la Filosofía ya está ahí ¿no?

Una gran parte de la Filosofía siempre está ahí, es verdad, pero como todo lo interesante e increíble de la vida, hay mucho más detrás. ¿Te ha pasado que comienzas a leer un libro, jugar un videojuego o escuchar a un nuevo artista y de repente, cuando crees conocer todo acerca de esa nueva pasión, aparece todo un mundo completamente nuevo que conocer? Así mismo con la Filosofía.

Cuando todas las preguntas llegan y la curiosidad es tan grande que no puede ser contenida, entonces aparece un nuevo mundo. Un mundo lleno de nuevas formas de ver lo que nos rodea: pensamientos, personas e ideas que cambiaron su mundo y el nuestro también. Porque las preguntas son maravillosas, pero ¿Qué tal las respuestas?

La Filosofía es como una persona tóxica: siempre haciendo preguntas, trayendo problemas, cuestionando nuestra forma de ser y nuestras decisiones, pero a diferencia de aquellos individuos incómodos en nuestra vida, la Filosofía también da respuestas, despierta ideas, fomenta la curiosidad, nos da herramientas para entender el mundo y para cambiarlo.

Y en realidad, no es necesario entrar a una universidad para estudiarla. Si alguien en algún momento se preguntó por un tema, seguramente ya hay Filosofía sobre eso. Encuentra algún tema que te apasione, investiga sobre él y después busca algún filósofo o filósofa que haya hablado sobre eso. Que no te preocupe si es algo muy extraño, no eres la única persona preguntándose por eso.

Si te gusta hacer preguntas, maravillarte con los misterios, curiosear sobre lo que te rodea, investigar cuando no quedas satisfecho con una respuesta, resolver problemas, cambiar el mundo o simplemente conocer un poco más sobre todo ¿Por qué deberías estudiar Filosofía? Bueno, mejor preguntemos ¿por qué no?

Te puede interesar también
LA FRUSTRACIÓN

Beethoven en la CASHUM

Alimentación y hambre: dos conceptos contrapuestos y complementarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SIGUENOS EN REDES SOCIALES