Presencia de la muerte en el cine mexicano. “El ahijado de la Muerte”

  • Esta cinta, bajo la dirección de Norman Foster, revela el respeto que se da a la presencia de la muerte, sin importar las condiciones terrenales.
  • La narrativa de esta cinta, muestra que la muerte, pese a la concepción y temor que se le tiene, “no es mala ya que seca las lágrimas, para el hambre y es el fin del dolor”.

Autora: Leslie Casales

YouTube player

En este mundo lleno de injusticia y dolor la protección y acompañamiento de los padres no parecen ser suficientes. Es por ello que Dionisio, un peón de rancho, se da a la tarea de conseguir buenos padrinos para su hijo recién nacido y huérfano de madre. En su búsqueda la Muerte se hace presente, ofreciendo algo más valioso que todos los bienes materiales, su protección. 

Fotografía: FilmAffinity.

Pedro crece sabiéndose ahijado de la Muerte y se enfrenta a la tiranía de nuevos personajes. Luchando por justicia y amor, desafía las pruebas que lo someten, descubriendo el valor intrínseco que lo definen como hombre.

Esta cinta, bajo la dirección de Norman Foster, revela el respeto que se da a la presencia de la muerte, sin importar las condiciones terrenales. La narrativa de este clásico del llamado Cine de Oro Mexicano, muestra que la muerte “es más poderosa que los ricos y tan buena como los pobres, tan justa que trata a todos por igual”, que pese a la concepción y temor que se le tiene “no es mala ya que seca las lágrimas, para el hambre y es el fin del dolor y la miseria”, tan sólo un paso seguro en el destino del hombre.

Fotograma de la cinta El ahijado de la muerte.

Ficha técnica

Año: 1946.
Dirección: Norman Foster.
País: México.
Fotografía: Jack Draper.
Música: Manuel Esperón.
Duración: 82 minutos.
Guion: Norman Foster y Raquel y Luis Arcoriza.
Producciones: Películas Anahuac S.A.
Protagonistas: Jorge Negrete (Pedro), Emma Roldán (La Muerte), Rita Conde (María), Leopoldo “Chato” Ortín (Dionisio), Tito Junco (Carmelo), Alejandro Ciangherotti (Don julio). 

YouTube player
Te puede interesar también
LA FRUSTRACIÓN

Beethoven en la CASHUM

Alimentación y hambre: dos conceptos contrapuestos y complementarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SIGUENOS EN REDES SOCIALES