«Antimanual de la lengua española para un lenguaje no sexista»: el poder de la vocabularia

  • La forma en que hablamos y escribimos está marcada por un sesgo masculino que ha sido excluyente en todas sus formas
  • El Antimanual de la lengua española se irá modificando y enriqueciendo con nuevos conceptos y nuevas palabras conforme avancen los movimientos feministas

Autora: Alejandra del Castillo

El Antimanual de la lengua española para un lenguaje no sexista es una propuesta política a favor de romper el pacto patriarcal y cis-heretosexista presente en el uso del español; una invitación a manera de posicionamiento político.

La presentación del libro se dio con la presencia de Marisa Belausteguigoitia, directora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), quien fungió como moderadora, y con las participaciones de Hortensia Moreno, directora de la revista Debate Feminista; Modesta García Roa, jefa del Departamento de Publicaciones del CIEG-UNAM, y Alejandra Tapia, técnica académica del mismo centro y editora especializada en estudios de género.

El Antimanual de la lengua española para un lenguaje no sexista es una coedición del CIEG con la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAMde la autoría de Marisa Belausteguigoitia, Amneris Chaparro, Modesta García, Janaina Maciel, Hortensia Moreno, Alejandra Tapia, César Torres y Salma Vásquez.

La forma en que hablamos y escribimos está marcada por un sesgo masculino que ha sido excluyente en todas sus formas. En este sentido, el Antimanual busca incidir en la transformación del lenguaje para que incluya a más seres humanos y, de este modo, borrar la marca falocéntrica que conlleva el hablar en clave masculina.

La rebelión del lenguaje

El uso del lenguaje incluyente “significa una rebelión ante un principio de autoridad intransigente, una toma de partido y de responsabilidad ante el lenguaje y las formas de expresarlo”, mencionó Hortensia Moreno mientras le daba la bienvenida al texto disruptivo.

El Antimanual tiene una propuesta desde su portada, en la que se pueden ver la combinación cromática de 18 banderas que representan algunas de las disidencias y diversidades sexogenéricas. Sus primeras páginas están marcadas por una advertencia que enuncia que “no es un documento oficial, sino un juego de palabras” y que nadie puede imponer el lenguaje incluyente no sexista, pero tampoco se puede prohibir.

Para su descripción, Marisa Belausteguigoitia habló de la fuerza con la que irrumpe el texto. Destacó que posee amabilidad y la posibilidad de conservar las formas para “que las personas que no les gusta girar el lenguaje, que no les gusta pellizcarlo, también entren amable y conservadoramente a usar el lenguaje inclusivo”.

Modesta García contó que la idea del Antimanual surgió desde “la práctica editorial feminista para tener la posibilidad de escribir fuera de este binarismo masculino-femenino, que representa promover el uso del lenguaje no sexista con herramientas poco conocidas o de ‘poco prestigio lingüístico’” e indicó que la publicación estará disponible a la venta, pero también en acceso abierto para su descarga gratuita.

Neutralidad de la vocabularia activista

El Antimanual propone el uso de «-e», «x», «_», «@», pero de la misma manera el desdoblamiento de los determinantes “los” y “las”, los sustantivos colectivos y neutros, pronombres y determinantes sin género, y formas metonímicas, además de una léxica y una vocabularia activista.

Alejandra Tapia argumentó que la léxica y la vocabularia activista tienen conceptos importantes para comprender elAntimanual, ya que “retoman muchas de las palabras usadas en las colectivas activistas, que están saliendo a las calles o tomando facultades”. El Antimanual se irá modificando y enriqueciendo con nuevos conceptos y nuevas palabras conforme avancen los movimientos feministas.

El bloque negro de la lingüística

En su oportunidad, la Dra. Hortensia Moreno se declaró del “bloque negro” de la lingüística porque el lenguaje incluyente tiene que ser disruptivo; de lo contrario no sirve para nada. Tiene que provocar que la gente se tape los oídos y que se incomode al leerlo o escucharlo.

“Con el lenguaje incluyente estamos hablando de la injusticia social, de discriminación, violencia, feminicidios, transfeminicidios, homofobia, transfobia, diversofobia. Todas esas injusticias tienen que ser combatidas con todas las armas que tenemos y mi arma principal es el lenguaje”, remató.

Para culminar su mensaje, la directora de la revista Debate Feminista, Hortensia Moreno, detalló: “de manera muy sofisticada me dedico a poner bombas todas las veces que puedo en mi discurso, y espero que eso haga estallar por lo menos un pedacito del orden patriarcal”.

Para mayor información escriba a: comunicacion_social@cieg.unam.mx.

Te puede interesar también
LA FRUSTRACIÓN

El libro La masculinidad incómoda, entre las nuevas adquisiciones de la Biblioteca Rosario Castellanos

Alimentación y hambre: dos conceptos contrapuestos y complementarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SIGUENOS EN REDES SOCIALES