Nadie detiene a Rita Laura Segato

  • Con la Conferencia Magistral de Rita Laura Segato inició el XXIX Coloquio Internacional de Estudios de Género del CIEG
  • Habló de sus nudos o palabras semillas, que son como esporas con un código genético que podría explotar y diseminarse.
  • Rita Laura Segato recibió el Reconocimiento a la Trayectoria Feminista por ser un referente latinoamericano en la materia

Autora: Alejandra del Castillo

“Pensar en conversación

son palabras

contar la historia de tus palabras”

Rita Laura Segato

Rita Laura Segato denunció la idea de que los crímenes contra las mujeres son transgresiones menores porque la imaginación colectiva no los consigue atribuir. No se concibe que un delito de tipo sexual sea un crimen político y es minorizado porque se asume como un abuso contra la intimidad, del interés parcial de una minoría… un crimen común.

Así lo dijo la teórica feminista latinoamericana en la conferencia magistral: “Nadie detiene el Agua: Pensando desde acá y haciéndolo saber”, en el marco del XXIX Coloquio Internacional de Estudios de Género: Cuerpos de Agua: Lenguajes, Flujos y Luchas en los Archipiélagos Feministas.

La activista entabló una conversación con la comunidad del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la UNAM para entretejer un quipu. Es decir, un nudo. Desde el pensamiento incaico, el quipu también es una herramienta para la contabilidad y los registros históricos. Con sus nudos, Rita Laura Segato abrió un hilo de temas para pensar-hablando, esto, como una forma de vincular, desarrollar y de informar el conocimiento.

Ahora, frente a todos los asistentes a la conferencia magistral, habló sus palabras como nudos, como peldaños, como jalones con los que ha concebido los modelos con los que entiende la realidad. Un nudo puede explicar todo: un sentimiento, un pensamiento, las relaciones entre las personas o temas como la violencia, uno de los grandes tópicos de Rita Laura.

Segato dijo que un nudo es una palabra que hemos necesitado, que se ha forjado, que repetimos cuando hablamos de lo que pensamos de la realidad. Su quipu es un ejercicio lúdico, los que hacen quipus cuentan de dónde se originan sus palabras, las enredan, las entrelazan con su trayectoria de vida y su pensamiento para narrar qué significan esas marcas en la comprensión del mundo.

Agregó que tiene la vocación de pensar. Sin miedo a la palabra presenta sus nudos: habla de la pequeña felicidad como meta en la vida, de la tragedia humana y que no pudo escapar a la crueldad, del paisaje al que pertenecemos, del mundo aldea que ella misma ha diseñado, de la estructura binaria en la politicidad pública y también, de la posición masculina. 

En este sentido, anudó los conceptos que se han originado en los estudios de violencia que ha realizado y que por ejemplo, sus definiciones de género y patriarcado son necesariamente violentos.

Habló también del tributo masculino que es exigido entre pares, que “la hermandad masculina demanda de sus miembros que puedan probar su capacidad de exacción de ese tributo”, que se presenta como admiración y se diversifica en las siete potencias masculinas: sexual, física, bélica, económica, política, intelectual y moral.

Otra de sus palabras fue el femigenocidio, entendido como los feminicidios que están cubiertos por el anonimato de perpetradores y víctimas y que deberían ser llevados a las cortes internacionales.

Rita Laura habló de sus nudos o palabras semillas, que son como esporas con un código genético que podría explotar y diseminarse.

Marisa Belausteguigoitia, directora del CIEG, en su respuesta propuso un mecanismo similar al quipu, el itacate, un contenedor de alimento, cuyo nombre también deriva de una lengua indígena, el náhuatl. Itacate significa vientre, es lo que se reparte al final de la fiesta, lo que se lleva al recreo y al viaje. “Representa el alimento, que nos permite pensar y caminar”. Segato y Belausteguigoitia convertirán la propuesta del itacate en una colaboración próximamente.

Al terminar la exposición, Belausteguigoitia, como parte de la celebración por los 30 años del PUEG-CIEG, entregó a Rita Laura Segato el Reconocimiento a la Trayectoria Feminista y resaltó que la autora es un referente latinoamericano en temas como la violencia, las relaciones de género, la comunidad, el racismo, las pedagogías de la crueldad, la escritura en el cuerpo de las mujeres, las contra-pedagogías, entre otros.

Belausteguigoitia aprovechó para abordar la razón del reconocimiento activista y académico: “La actitud valiente, espontánea, inventiva, cercana, entusiasta, informal con la que tomas la palabra. La voz, el cuerpo afectivo y político. También por tu impronta pedagógica, el tipo es una pedagogía”.

En respuesta, Segato agradeció el reconocimiento otorgado por el CIEG para seguir el debate sin exterminio y sin inquisición, y continuar con un movimiento que transforme el mundo y haga la revolución.

Te puede interesar también
LA FRUSTRACIÓN

El libro La masculinidad incómoda, entre las nuevas adquisiciones de la Biblioteca Rosario Castellanos

Alimentación y hambre: dos conceptos contrapuestos y complementarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

SIGUENOS EN REDES SOCIALES